Reseña: Fit for the Job – Darien Cox

K4

Fit for the Job
Darien Cox

contemporary_rommmgreat_covera+_jay

Este es el primer libro que me leo de Darien Cox y puedo decir que la experiencia ha sido para repetir. Me ha gustado mucho cómo está escrito y lo que cuenta, sorprendiéndome gratamente. La verdad, pocas veces un libro escogido por su potente portada me ha complacido tanto.

La historia sigue a Jay, un profesional del fitness que busca trabajo. Recibe una gran oferta durante los meses de verano gracias a que se está rodando una película en su ciudad. El trabajo consiste en entrenar a la hija de una de las parejas de actores más populares. No es oro todo lo que reluce, pues el trabajo tienes varias peculiaridades. Entre ellas vivir en la propiedad del actor y estar disponible las 24 horas del día.

Lo que Jay no sabe es que la hija (de 15 años) está castigada sin salir de casa ya que está chantajeando económicamente a sus padres. Vamos, que si no renuncian a ella ha amenazado con filtrar un vídeo bastante comprometedor de su padre. Así que tiene prohibido todo acceso a tecnología y está constantemente vigilada. Uno de los encargados de no perder a la niña de vista es Bodie, un ex – militar que debe dar gusto verle. Obviamente, Jay y Bodie acaban siendo más que amigos.

Aunque cómo se forma la relación entre ambos protagonistas es el grueso del libro, lo que más me ha gustado no ha sido eso. Toda la historia de la hija chantajista está bien hilada, dándote datos poco a poco para hacerte dudar sobre tus lealtades. Porque al principio Sassy parece una niña rica mimada, pero vas descubriendo que igual un poco de razón tiene. La hija del actor está cargada de actitud y hace que relacionarse con ella sea una tortura, por lo que leer cómo Jay se la gana es una gozada, haciendo que el lector se rinda ante la simpatía y facilidad de trato del protagonista. Por algún motivo me esperaba a alguien más superficial, pero tiene una filosofía de vida que habría que duplicar y distribuir. Vamos, que el personaje me ha gustado mucho.

Se puede criticar que el tema de Sassy se resuelve de manera un poco precipitada, aunque no por ello ha recaído en incongruencias. Ha sido un final algo drástico pero lógico. También puede resultar flojo a la hora de relatar las escenas de contenido sexual, pues hay muchas para la escasa imaginación que ha demostrado el escritor para las mismas. Aun así, es una lectura que se disfruta mucho.

Anuncios

Serie TV: Believe – 1ª Temporada

Hoy toca comentar una de las series que tenía fichadas, pero que desgraciadamente ya ha sido cancelada: Believe. Cuenta con sólo 13 capítulos. Sí, son trece; aunque en Estados Unidos sólo han emitido doce. En otros países hemos podido disfrutar de todos los rodados. La serie me ha gustado mucho, pero no me atrevo a recomendarla. Esta serie sólo te va a gustar si estás preparado para reencontrarte con el ñoño que llevas dentro. Es lo que vende esta serie: historias tiernas con finales felices. Vamos, que en más de una ocasión se me ha escapado alguna que otra lágrima.

La serie sigue las aventuras de Bo y Tate mientras huyen a toda costa de la organización Orchestra y del FBI. Bo es una niña que posee muchas y variadas habilidades mentales: telequinesia, premoniciones, leer pensamientos… Los malos del cuento quieren convertir a la pobre niña en un arma para el Gobierno. A sus protectores no se les ocurre otra cosa que sacar de prisión a Tate para que se convierta en su guardaespaldas las 24 horas del día. Éste es el padre de Bo, pero no lo sabe. Y mientras huyen de unos o de otros, Bo va ayudando a diversas personas por el camino. En algunos casos, el resultado es bastante emotivo.

El hecho de que estén constantemente huyendo hace que la serie tenga un ritmo relativamente rápido. Me gusta mucho la relación que se forja entre los protagonistas y cómo Bo usa sus talentos para ir ayudando a la gente. Hay unas cuantas lecciones de vida expuestas en esta serie que nunca viene mal recordarlas de vez en cuando. Pero la serie tiene algo que la empaña y mucho. Y es que, tal y como se titula, hay que creérsela. Si el objetivo de Winter es proteger a Bo de Orchestra cueste lo que cueste, ¿por qué la deja a cargo de una persona que está en el corredor de la muerte? Gracias a eso no sólo les persigue Orchestra, si no también el FBI con todos sus recursos legales. Vale, el hecho de que Tate sea el padre puede parecer el motivo… pero a mí personalmente me resulta flojo. Al fin y al cabo, lo importante es Bo.

Luego viene el tema de esconderse. Winter y compañía tienen una casa segura que al principio está fuera del radar de Orchestra. ¿Por qué no van allí Tate y Bo? ¿Por qué les tiene de ciudad en ciudad durmiendo en cualquier sitio cuando el FBI ha empapelado el país con fotografías de ellos? No lo entiendo… Y esto da lugar a otro problema. ¿Por qué la gente se deja ayudar por un fugitivo acusado de varios asesinatos? ¿O es que los ayudados son los únicos que no ven la tele, ni leen el periódico, ni escuchan la radio, ni se fijan en carteles? A mí si un fugitivo me da varios miles de dólares miedo me daría usarlos, ya que pueden ser robados. No sé, en esta serie hay demasiadas cosas que hay que creerse. Si por algo se llama Believe.

Y es una pena que tenga esos detalles tan molestos, pues la serie me ha gustado mucho. Me ha tenido bien enganchado hasta el final. Por suerte, la cancelación no ha provocado tramas sin terminar. Lo principal se puede dar por contado, aunque materia para seguir adelante tenían. El famoso capítulo número trece es en realidad el séptimo o el octavo. Por algún motivo lo han quitado del orden normal y eso que resuelve una trama que de lo contrario se queda colgando. Tampoco me extraña tanto que lo suprimiesen, pues creo que es el más aburrido de toda la temporada.

De los personajes no tengo ninguna pega. Me han gustado todos, con la excepción de Winter. Es un personaje muy, muy pesado. Sus escenas suelen ser bastante tediosas, aunque son las que más revelaciones tienen. Por lo demás, es un grupo de individuos que voy a echar de menos.

En cuanto al reparto, a mí me sonaban pocas caras. Los más conocidos en mi caso son Jamie Chung por su papel de Mulan en Once Upon a Time y Nick Tarabay (Spartacus). El resto hay algunos que han sido muy prolíficos en televisión, pero yo no he tenido el placer de conocerles.

Promocionales tras el salto.

Sigue leyendo

Reseña: Civil War – Stuart Moore

K4

Civil War
Stuart Moore

sci_ficontemporarysuperheronerdaction

Esta es la primera vez que me leo una novelización de un cómic. Además de no cualquier cómic, pues estamos ante uno de los arcos argumentales más impactantes que ha tenido Marvel en los últimos 15 años: Civil War. La guerra entre superhéroes. Captain America vs. Iron Man.

Los cómics son un montón. No sólo hay que contar los exclusivos de Civil War, si no las series que tocan ese arco argumental: New Avengers, Spider-Man, X-Factor, X-Men, Wolverine, Black Panther, Fantastic Four, The Punisher, Thunderbolts… Prácticamente todas menos las basadas en otros planetas. Obviamente el libro no trata todo lo arriba mencionado, centrándose sobre todo en los cómics exclusivos de Civil War con algún toque de alguno de los tie-in. ¿Es fiel a estos? Pues en general sigue bastante la narración de los cómics, con alguna diferencia.

Por ejemplo, Spider-Man en este libro todavía no es un Vengador y no está casado con Mary Jane. Hawkeye (Clint Barton) está presente. Los Thunderbolts no existen. Y alguna que otra cosa suelta que tampoco tiene gran importancia. A pesar de todo esto, el escritor se las ha ingeniado para que la historia siga el mismo camino que en los cómics. Vamos, que ocurre exactamente lo mismo. Lo cual se agradece bastante, pues esto hace que esté cargado de acción. Es muy ameno.

Para el que no lo sepa, Civil War relata la guerra que hubo entre superhéroes en Estados Unidos. Todo empezó en Stamford, cuando los New Warriors (un grupo de superhéroes adolescentes) se precipitaron a confrontar a cuatro supervillanos. Uno de ellos era Nitro, el cual es capaz de crear explosiones a su alrededor. Para responder a su ataque, Nitro explota llevándose consigue no sólo a los New Warriors (Night Trasher, Namorita, Speedball y Microbe), si no a más de 800 personas (en los cómics son 600… no sé a qué se debe el cambio). Esta tragedia acelera la aprobación del SRA (Superhuman Registration Act). Todos los vigilantes, superhéroes, supervillanos y demás supertipos estaban obligados a registrarse. Es decir, revelar su identidad y dar información de contacto. A cambio, el gobierno les entrenaría en sus habilidades y se convertirían en empleados públicos. Iron Man está en cabeza de los que apoyan la ley, mientras que Captain America lo considera un atentado contra la libertad. Se dividen en dos grupos y comienzan los enfrentamientos…

La historia nos la relata a través de cuatro personajes: Captain America, Iron Man, Spider-Man y Sue Storm. La elección de la Mujer Invisible como una de las guías me ha parecido muy acertada, pues sus opiniones y motivaciones son bastante diferentes a los del resto de sus compañeros superheroicos. Gracias a esto tenemos el componente emocional que otorga un poco de equilibrio a la historia. Un componente que en los cómics estaba representado sobre todo por Spider-Man, pero que, debido a los cambios introducidos por el escritor, no iba a ser posible desarrollarlo en el libro.

Vamos, que estoy muy contento con este libro. Aunque han contado la historia principal, se han dejado muchos elementos. En mi opinión, creo que esto tendría que haber sido una trilogía como mínimo. No esperéis encontrar la transformación de Speedball en Penance o las aventuras y desventuras de los periodistas de Front Line o cualquiera de las cosas que hacen los mutantes. Nada de cazar a Nitro y desentrañar pistas sobre una posible orquestación de lo acontecido en Stamford. Tampoco aparecen los Runaways, ni se encuentro con los Young Avengers. Han abarcado lo más importante y punto. Sólo me queda agradecer al escritor por haber sabido respetar tan bien la historia.

Serie TV: Penny Dreadful – 1ª Temporada

He de confesar que el género de terror no me gusta mucho, ya que soy bastante miedoso. Aún así, el tráiler de Penny Dreadful me pareció interesante y tenía que dar una oportunidad a la primera temporada. Al fin y al cabo, son sólo ocho capítulos. Pues bien, mi valoración final es que ha sido una pérdida de tiempo.

Y eso que tener, tenemos de todo. La mujer poseída que tiene contactos con los demonios, el explorador cuya hija ha sido secuestrada por vampiros (Mina Harker), al Doctor Frankenstein acompañado de su monstruo, a un pistolero americano con secretos propios, a Dorian Gray y sus retratos… Todos (o casi todos) se juntan para buscar a Mina y rescatarla de las garras de los vampiros que la tienen secuestrada. Puesto así todo parece muy bonito, ¿verdad? El problema es que la supuesta trama central de la serie se queda en anécdota. Tanto es así, que si la quitásemos por completo casi ni se notaría.

Es una serie de personajes. No tengo nada en contra en que se desarrollen las características personales de cada uno, pero no han sabido compaginarlo en absoluto con la trama que les une a todos. Hay mucho blah, blah, blah y poca miga. Vamos, que aburre hasta a las moscas. Son capítulos largos de casi una hora, pero se hacían como tres horas o más. La verdad es que me he autoconcedido una medalla por haber sido capaz de verla entera.

Y es que es tan, tan aburrida que sus buenos momentos no consiguen compensar los tramos más pesados. A eso le añades a que los personajes no me han despertado mucho interés, pues insisto en que todos tienen diálogos soporíferos que no acaban aportando nada a la historia. Ni tampoco a ellos y eso que es en el desarrollo de personajes en lo que más se centra la serie. Ciertas partes de la serie adquieren sentido e interés justo en los últimos 20 minutos de la temporada. Eso es algo que no se les puede perdonar tras ocho capítulos.

Y luego hay otras muchas escenas que todavía no las tengo nada claras. Sobre todo en las que participa Vanessa, la mujer poseída a ratos. Y es que lo de sus posesiones no me ha quedado nada claro. Entiendo que es el vehículo para comunicarse con Mina, pero no consiguen explicar cómo entra y sale de esas fases. Aunque es justamente las escenas de la Vane poseída lo que más me ha gustado de la serie. La actriz lo hace muy bien, cambiando por completo sus expresiones faciales y modificando su voz.

Luego hay un par de tramas secundarias que tampoco han ayudado en absoluto al ritmo de la serie: Dorian Grey y el monstruo de Frankenstein. La primera no sé ni si es trama… Han dejado caer al personaje, un poco de misterio y ya. La segunda no había por dónde cogerla. Las motivaciones del monstruo y su forma de actuar no hacen más que cambiar. Y por si queda alguna duda, su trama es también un potente narcótico.

Y para colmo, la supuesta trama central de la serie termina de una manera brusca y sin gracia. Vamos, que está coronada por todos lados. Argumentos fallidos o aburridos, personajes sin atractivo, ritmo lento… Lo único que tiene bueno es que ha habido buenas actuaciones, pero no soy el tipo de espectador que es capaz de conformarse con algo así.

Si sois fans de Doctor Who como el que aquí escribe, dos caras os llamarán enseguida la atención: Billie Piper (con la desgracia de tener que interpretar a Brona en una trama de las más pesadas) y Timothy Dalton (como el padre de Mina). El resto son caras desconocidas para mí.

Dicho todo esto, todavía no he decidido qué voy a hacer con la segunda temporada. No sé si verla o no. Ganas, lo que se dice ganas, no hay; pero tengo la sensación de que igual aligeran los guiones y se pone más interesante…

Promocionales tras el salto.

Sigue leyendo